Sí, siempre hay una historia. Esta arranca a mediados de los años ochenta en medio de la crisis de desindustrialización del país, el cierre de empresas y el crecimiento desbocado del paro. Se buscaba hacer nacer alternativas en tiempos de crisis, cuando no había ni se divisaba ninguna. Coop57, casi sin saberlo, nace de quienes se implican cuando más hace falta y cuando todo es difícil: una lucha obrera concreta, la de los trabajadores y trabajadoras de la antigua Editorial Bruguera que desde 1986 y durante más de cuatro años defendieron su puesto de trabajo, hasta que en 1990 el Tribunal Supremo les dio la razón en todos los términos.

Parte de las indemnizaciones conseguidas (una parte destinada en Nicaragua, otra al Sindicato de Obreros del Campo de Andalucía) fueron la semilla de Coop57, su capital social inicial. Desde entonces, con un modelo singular de red y de crecimiento sostenido y sostenible, es una realidad consolidada en Cataluña, Aragón, Madrid, Andalucía, Galiza, Euskal Herria y Asturias. Este año Coop57 cumplirá 25 años como cooperativa de servicios financieros éticos y solidarios, con más de 1.500 proyectos financiados por valor de 70 millones de euros.

Y para poder ir siempre más allá, creó la Fundación en 2014 con dos objetivos fundacionales y uno en concreto

rticular un mecanismo de recogida, provisión y dotación de recursos económicos

Articular un mecanismo complementario de apoyo financiero a iniciativas de economía social y solidaria con carácter transversal, que requieren instrumentos diferentes.

Todo ello con la misión general de fortalecer el desarrollo de la economía social y solidaria y contribuir en la lucha por una transformación social que ayude a construir una economía basada en las personas y en el desarrollo justo y equitativo de nuestro entorno.