«Vivir en las ciudades será cada vez más difícil»

Yayo Herrero

Ante la crisis evidente que vive el mundo rural (entre el despoblamiento y el abandono, entre el desequilibrio y el éxodo, entre la dejadez y el olvido), la Fundación considera un eje neurálgico de trabajo el futuro del medio rural, de la alimentación y de la agricultura, bajo los criterios de la soberanía alimentaria, la economía cooperativa, la justicia ambiental, los derechos sociales y la defensa de la biodiversidad. Más encara un contexto creciente de megalopolitización global del capitalismo metropolitano y de mercantilización de las ciudades, en la agudización de las desigualdades centro-periféricas.